News & References

Event

El sistema line array HDL 30-A de RCF pone a prueba su clase a 500 metros bajo tierra

El sistema line array HDL 30-A de RCF demostró su rapidez y sencillez de instalación, además de su sonido perfecto, en las extremas condiciones del concierto de la banda tributo a Queen “MerQury” que tuvo lugar en Merkers, Turingia. Las minas de Merkers ofrecen unas características muy especiales. Con una profundidad de 500 metros, el antiguo búnker de sal y potasio sirve ahora de “sala de conciertos”. Con su forma cilíndrica (22 metros de ancho y de 15 a 17 metros de alto), una longitud de 250 metros y muros hechos de roca desnuda, este búnker supone todo un desafío para bandas y técnicos de sonido. “MerQury”, actualmente de gira mundial, cuenta con un público fiel que agotó las entradas semanas antes del concierto. Las expectativas estaban por las nubes. Para superar estos desafíos, PVS Jena, proveedor de servicios del evento, utilizó el sistema line array activo de 2 vías HDL 30-A de RCF, que han añadido recientemente a su catálogo de alquiler. Otros componentes de RCF utilizados fueron los subwoofers SUB 9007 y SUB 9004, los altavoces frontales TT22-A y TT052-A, y dos parejas de 4 TT22-A, que funcionaron como dos líneas de retardo.

Jens Peterlein, director general de PVS Jena, habla sobre la decisión de utilizar el HDL 30-A de RCF en este emplazamiento único: “El sistema HDL 30-A funcionó de un modo excelente en este concierto tan especial. Debido a su diseño compacto, su peso reducido y a un tamaño inusual en este tipo de productos, el sistema se adaptó perfectamente al lugar y a la situación. El tiempo de instalación en Merkers es escaso y el transporte dentro de la mina es muy complicado, ya que requiere una planificación extremadamente precisa: 500 m en el ascensor y 15 minutos en el transportador del subsuelo para llegar a la sala del evento. Hay que cuidar cada movimiento que se haga. Con el software RDNet de RCF, que incluye la herramienta de predicción en su versión 3.1, podemos simular muy bien el sistema con antelación, configurarlo con precisión e instalarlo rápidamente, lo que supone una ventaja decisiva al trabajar sobre el terreno.

El objetivo de instalar el sistema de refuerzo de sonido era mantener la zona que está detrás del pódium al menor volumen posible y limitar el sonido a 100 metros para el lugar y el público, por supuesto teniendo en cuenta el patrón único de rebotes del búnker. La megafonía principal estaba compuesta por dos módulos de ocho HDL 30-A (volados), cuatro subwoofers 9007 A (laterales) y cuatro subwoofers 9004-A (centrales). Los subwoofers se instalaron en modo cardioide y se optimizaron acústicamente utilizando una configuración predeterminada preprogramado. Los módulos TT22-A de RCF sirvieron como altavoces de relleno centrales y los dos TT052-A funcionaron como altavoces de relleno cercanos. La banda tocó con un sistema de monitoreo intraural, mientras que el cantante y líder, Johnny Zatylny, prefirió actuar con dos monitores TT25CXA sobre el escenario.

La configuración del sistema de PA fue perfecta y tanto el cantante como la banda se sorprendieron con el sonido del escenario. A una distancia de 30 y 60 metros del escenario, dos parejas de altavoces multifuncionales TT22-A sirvieron de retardo, ofreciendo un sonido homogéneo incluso en las filas traseras. Los rebotes del muro posterior del túnel excavado en la montaña se tuvieron que reducir al máximo. Según Peterlein, el ajuste de los line arrays y los subwoofers con los módulos de retardo era perfecto. Incluso las últimas filas tuvieron la impresión de que el escenario era la única fuente de sonido. “De hecho, el público de las filas traseras del abarrotado patio de butacas se animó y se sintió en el centro de la acción desde el primer instante. Fue algo impresionante”, asegura Peterlein. Con la última versión del software RDNet, se pueden ajustar por separado los parámetros de humedad y temperatura de la sala. Gracias a esto, PVS Jena pudo adaptar el sistema a los parámetros y los cambios acústicos del entorno en tiempo real durante el transcurso del evento. 

PVS Jena ha trabajado en el sector durante casi 30 años y tiene un extenso currículum en tecnologías de iluminación, sonido y escenarios. El equipo que acompaña al propietario, Jens Peterlein, eligió recientemente el HDL 30-A y tiene planes de expandir el sistema line array.
.